Crismeras de Catalina de Ávila, muger de Alonso

Por: Helena Lahoz Kopiske

Catalina de Ávila, muger de Alonso es el nombre grabado en dos crismeras salvaguardadas en el Victoria & Albert Museum (fig. 1) y el Museo Arqueológico Nacional (fig. 2) con los números de inventario 269-1879 y 1972/35/8, respectivamente. Esta inscripción nos permite incluir en el análisis de esta pieza la voz de una personalidad femenina de identidad desconocida. Refleja varias dinámicas de finales del siglo XV vividas por una persona cuyos intereses, motivaciones y contextos son objeto de hipótesis en este texto.

Ambas crismeras comparten la citada inscripción, una ‘O’ y un escudo de armas con cruz trebolada representados a cada lado. Su forma enraíza en modelos antiguos de cantimploras y ampollas de peregrino difundidas en el centro peninsular (Cruz Valdovinos, 1992: 158).

Fig. 1. Crismera de Catalina de Ávila, muger de Alonso (269-1879, V&A). © Victoria and Albert Museum, London
Fig. 2. Crismera de Catalina de Ávila, muger de Alonso (1972/35/8 MAN). © P. Elena Suárez/Archivo MAN

Recipientes como éstos fueron de uso cotidiano en las instituciones eclesiásticas, empleados para contener unos Santos Óleos que comenzaron a ser procesionados, bendecidos y venerados en la liturgia del Jueves Santo. De acuerdo con sus diferentes usos fueron distribuidos en crismeras individualizadas, marcadas con las iniciales ‘O’ del Oleum exorcistatum dedicado a los catecúmenos; ‘C’ de Chrisma dedicada a los bautismos, confirmaciones o consagraciones; e ‘Y’ o ‘I’ de Oleum infirmorum dedicado a las extremaunciones. Llegaron a ser venerados en el altar, de modo que fue desarrollándose un tipo de crismeras con pie. Pero, dado que estos ritos, usos y formas han diferido regionalmente y han ido cambiado históricamente, no se puede asegurar cuándo se desarrollaron (Martín Ansón, 2014: 341-346).

Las crismeras del V&A y del MAN nos han llegado descontextualizadas, a través del mercado de antigüedades (figs. 3 y 4). Las características formales de las piezas, tales como materia, inscripciones o el marcaje, burilada y el característico pie, aportan importantes indicios para su investigación. Inicialmente fueron catalogadas como esencieros españoles de la primera mitad del siglo XV (Robinson, 1881: nro. Cat. 896; Oman, 1968: 15, figs. 86, 87; exp. 1972/35, Archivo MAN).

Fig.3 Catálogo de platería hispano-lusa del V&A. © Victoria and Albert Museum, London

C. Oman apuntó la posibilidad de que se tratara de una donación medieval, vinculada a un personaje concreto: Catalina Ponce, dama de la corte castellana, argumentando la coincidencia de cronologías entre su vida y la fecha de las piezas y que esta Catalina se hubiese casado con Alonso Davila, paje de Juan II (1406-1454) y Enrique IV (1545-1574) (Oman, 1968: 15). Oman pensaba que Catalina habría asumido el apellido del marido (Catalina Dávila, mujer de Alonso). Sus dudas, derivadas de que no explicaba ni la ‘O’ ni el escudo de armas, encontraron respuesta en los estudios de J.M. Cruz Valdovinos, quien descartó la hipótesis de que Catalina Ponce hubiera asumido el apellido de su marido (Cruz Valdovinos, 1992: 157-158). Además, gracias a la marca de Toledo de la pieza del MAN se pudo ubicar su lugar de producción y retrasar la datación a finales del siglo XV (Cruz Valdovinos, 1982: 57-58; Martín Ansón, 2014: 344).

Fig 4. Fotografía del hostiario, copón y crismera de plata comprendidos en el expediente 1972/35, Archivo MAN

Tanto su material compositivo, la plata, como la posibilidad de que se tratara de objetos donados son factores inusuales para la época (Cruz Valdovinos, 1992: 158). Las crismeras solían ser costeadas por fábricas parroquiales y realizadas en materiales más económicos, como estaño o vidrio. El uso de la plata, que apenas estuvo al alcance de estas instituciones, comenzó a difundirse a finales de un siglo XV en el que aumentaron las dádivas de piezas litúrgicas por miembros de la realeza, de la nobleza, del clero o, incluso, por ricos burgueses – también por aquellos de origen converso (Cruz Valdovinos, 1992: XXXII, cat. 12; Beceiro Pita, 2007: 113-115).

El momento en el que podemos fechar estas crismeras coincide con el auge de nuevas formas de religiosidad, vinculadas a una devotio moderna que impulsó el número de espacios y objetos piadosos privados. En este sentido, las de Catalina de Ávila pudieron estar vinculadas al contexto de capillas privadas. La del MAN, con su característico pie, podría haber ocupado un espacio en el altar. Mientras, la ‘O’ grabada indicaría que ambas contuvieron un mismo Óleo, tal vez el Chrisma, tal vez el Oleum exorcistatum (fig. 5).

Fig 5. Fotografía del reverso de la Crismera de Catalina de Ávila en el momento de ingreso, exp. 1972/35, Archivo MAN.

La pregunta sobre quién era Catalina de Ávila podría deducirse, en principio, del escudo heráldico grabado en las crismeras. Descartada Catalina Ponce, hemos buscado otras posibilidades que encajen con el nombre y el escudo. Por ejemplo profundizamos en la idea de que tras ella estuviera Catalina de Ávila o Dávila, IX señora de Velada. Sin embargo, esto tampoco queda claro, debido a la diferencia en sus armas y a su matrimonio no con un Alonso, sino con Sancho Sánchez Dávila de Rivera.

Cabe recalcar que, aunque su historia las pudiera haber llevado a otras localidades, las crismeras del V&A y del MAN estuvieron en origen relacionadas con el gremio de plateros de Toledo, donde se marcaron como garantía de calidad. Si bien las fuentes preservadas de la Cofradía de San Eloy, a la que estaba asociado, son escasas en lo que respecta a cronologías anteriores a 1606 (García Aser, y García Ruipérez, 2004: 385), es posible rastrear algunos nombres de plateros coetáneos a través de las marcas de artífice de piezas conservadas en diferentes colecciones y ciudades (Fernández, Munoa, Rabasco, 1992: 118). Entre ellos aparece un Alonso de Ávila, vinculado a un cáliz hoy en manos privadas (Fernández, Munoa, Rabasco, 1992: 118). Es usual encontrar documentos y piezas en los que el nombre propio se acompaña con el lugar de origen y, en el caso de las mujeres, de su situación civil, ya fuera muger o viuda de. Pero esta coincidencia no permite confirmar la identidad de Catalina de Ávila.

Más allá de las hipótesis, lo cierto es que, como otras mujeres de su tiempo, Catalina de Ávila demostró su fe a través del patrocinio artístico. Quizá identificarla con un personaje concreto de la historia no sea tan relevante como reconocer que Catalina, la mujer de Alonso, fue capaz de mantener y proyectar su memoria a lo largo de los siglos. Grabando su nombre en las dos crismeras no solo consolidó la memoria de su acto piadoso, sino que, además, pudo haber llegado a ocupar un lugar en el altar, un espacio sagrado normalmente vedado a la mujer.

BIBLIOGRAFÍA

  • BECEIRO PITA, I. (2007): “De las peregrinaciones al viaje interior. Las transformaciones en la religiosidad nobiliar castellana”, Cahiers d’études hispaniques médiévales, nº 30, pp. 109-125.
  • CRUZ VALDOVINOS, J.M. (1982): Catálogo de Platería. Museo Arqueológico Nacional, Madrid: Ministerio de Cultura, Dirección General de Bellas Artes, 57-58.
  • CRUZ VALDOVINOS, J.M. (1992): Platería en la época de los Reyes Católicos, Catálogo de exposición, Fundación Central Hispano, 27 de octubre a 27 de diciembre de 1992, Madrid: Tabapress.
  • DE MOGROBEJO, E. (1998): Diccionario hispanoamericano de heráldica, onomástica y genealogía, vol. 6, Bilbao: Mogrobejo-Zabala.
  • FERNÁNDEZ, A; MUNOA, R.; RABASCO, J. (1992): Marcas de la plata española y virreinal, Madrid.
  • GARCÍA ASER, R; GARCÍA RUIPÉREZ, M. (2004): «El Archivo de la Cofradía de San Eloy del Arte de la Platería de Toledo», Archivo secreto: revista cultural de Toledo, nº 2, pp.: 384-389.
  • GARCÍA CARRAFFA, A.; GARCÍA CARRAFFA. A. (1927): Enciclopedia heráldica y genealógica hispano americana, vol. 26, Madrid: Imp. Antonio Marzo.
  • MARTÍN ANSÓN, M.L. (2014): «Vasos litúrgicos para el Bautismo y la Santa Unción, dos sacramentos de vida», Anales de Historia del Arte, vol. 24, nº esp. Noviembre, pp. 327-355.
  • OMAN, C. (1968): The Golden Age of Hispanic Silver, 1400-1665, London: Her Majesty’s Stationery Office.
  • ROBINSON, J.C. (1881): Catalogue of the Special Loan Exhibition of Spanish and Portuguese Ornamental Art, South Kensington Museum.

 


OpenEdition le sugiere que cite este post de la siguiente manera:
marcam (8 de noviembre de 2023). Crismeras de Catalina de Ávila, muger de Alonso. Las mujeres y las Artes en la Castilla Medieval. Recuperado 16 de julio de 2024 de https://doi.org/10.58079/r8jf


Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.